Cultural Care Au Pair

¿Alguna vez pensaste que la vida pone a las personas en tu vida en el momento adecuado con un propósito específico? Yo creo que la vida hizo que un viejo amigo vuelva a mi vida para alentarme a ser au pair. Él mismo formó parte del programa así que me sugirió que aplicara, y eso fue lo que hice.

¿Si tuve miedo? Estaba aterrada. Pero descubrí que tenía coraje adentro… y me predispuse a descubrir una nueva forma de vida, y también una nueva versión de mí misma. Uno de mis mayores miedos era la idea de no encajar. Tenía miedo de que la gente me juzgara basada en estereotipos. Por eso me predispuse a cambiar las perspectivas de los demás. Empecé por mis chicos anfitriones.

Ser au pair es increíble porque terminás ayudando e influyendo en los chicos. Yo creía que si podía convencer a un chico que vive en Estados Unidos de que las personas de otras culturas, países y creencias también pueden ser geniales, entonces podría cambiar el mundo, porque en algunos años ese chico crecerá, tendrá una familia y criará a sus propios hijos con la idea de tolerancia, amor y aceptación. Entonces el mundo será un lugar diferente y mejor.

Por esta y por muchas otras razones, ser au pair cambió mi vida por completo. Pude romper barreras entre culturas. Pude ampliar mi pasión por el arte al tomar clases en un instituto estadounidense. Me convertí en una persona más fuerte, más sabia, más solidaria, más cariñosa y más agradecida. Me considero una persona con suerte por haber experimentado la vida como au pair en Estados Unidos, y sé que esta experiencia seguirá haciéndome crecer.